Historia


 


view:  full / summary

El Valle Baņado por el Rio de Plata

Posted on June 8, 2014 at 11:40 AM Comments comments (0)

En 1982 la Tipografía Nacional editó el libro El Valle Bañado por el Río de Plata, escrito por el sacerdote norteamericano Ricardo Terga. En dicha publicación el autor nos comparte un interesante retrato de las principales características de los pobladores de Gualán.


En su libro Ricardo Terga nos muestra la ruta que los europeos tomaban para llegar hasta la capital de Guatemala. Arribaban en grandes embarcaciones a puerto hondureño, luego entraban a la Bahía de Amatique, navegando por el Rio Dulce hasta llegar a Mariscos. De acá a pie hasta El Encuentro, a la orilla del Rio Motagua y por último llegaban a Gualán en pequeñas embarcaciones y de allí hasta Guatemala ratos a pie, ratos a caballo. El viaje de Gualán a Guatemala duraba una semana.




Terga menciona que, a diferencia de los habitantes de pueblos indígenas que llevan sus cargas sobre la espalda con el amarrado de correa sobre la frente al cual llaman mecapal, el campesino de Gualán lleva sus cargas sobre el hombro, de acuerdo a la tradición dejada por los españoles. El arado de madera y el trapiche son aún muestras de la herencia española en la población.


Entre las principales características temperamentales de sus habitantes Terga menciona: el tipo de familia es patriarcal, los abuelos juegan un papel muy importante en la vida familiar; pueden ser fieles hasta la muerte en una verdadera amistad; son dados a la burla, amantes del chiste y de las anécdotas; a veces aparentan lo que no son; adictos al teatro, a discursos floridos, amantes de las tertulias, así como orgullosos, exagerado amor propio, individualistas, partidistas por naturaleza, a veces muy rígidos en su postura y en otras circunstancias muy tolerantes y abiertos. No muy tenaces, hospitalarios, capaces de adaptarse a diversas circunstancias y presentan dureza frente al enemigo, son rencorosos, Las personas son limpias y el hogar aseado.



 

De acuerdo al estudio etnohistórico de Ricardo Terga, entre los apellidos que constituyen herencia de los españoles que conquistaron estas tierras y que aún permanecen entre sus pobladores están: Aguilar, Aldana, Archila, Arias, Arriaza, Barrientos, Cabrera, Cardona, Carranza, Casasola, Castañeda, Colindres, Cordón, Cortés, Chacón, Chávez, Díaz, Duarte, Mejía, Estrada, Fajardo, Franco, Gálvez, Galdámez, García, Gómez, González, Guerra, Guzmán, Herrera, Jiménez, Juárez, León, López, Madrid, Marín, Mayorga, Méndez, Monroy, Morales, Muñoz, Navarro, Oliva, Orellana, Paiz, Palencia, Paz, Pazos, Peralta, Pineda, Pinto, Portillo, Ramírez, Rodríguez, Ruiz, Salguero, Sánchez, Sandoval, Santisteban, Sosa, Suárez, Tobar, Trujillo, Vargas, Vásquez y otros.


El estudioso norteamericano menciona igualmente la pasión del gualanteco por los juegos de azar, barajas, el rodeo, el jaripeo de caballos y bestias, uso del aparejo, la carreta, los bueyes, el sombrero flamante, las botas ostentosas, el cargar agua no solo en la cabeza sino también en la cintura, el uso de la madrileña, el baile rítmico del “chorizo” (en el que una persona bailaba en el centro mientras otras danzaban alrededor, como en rueda), la honradez, la cabalidad caballerosa de la palabra, a los tratos sociales y negocios a base del pundonor de la palabra y no por una firma en un testamento escrito, la gran hospitalidad, sinceridad, pero dureza implacable hacia una traición y la propensidad al desquite rencoroso, el horno de pan, el antiguo gusto de comer pan en varias formas de hechura.




Hay un gran respeto a la religión, siendo sin embargo una cuestión más de mujeres que de hombres; el juego de gallos, la rígida educación de respeto que se brinda a los hijos, la esgrima, crianza de vacas y marranos. Todo esto y más, ilustra una presencia hispánica que perdura en el ambiente y cultura general de la población.



 

Adicionalmente a la descripción que el sacerdote Terga hace en su libro, los oriundos de la población tienen costumbres alimenticias que en alguna medida les diferencian del resto de hermanos guatemaltecos. En las fiestas de fin de año, además de los tamales, uvas y manzanas, se elaboran los tradicionales molletes, pan forrado con huevo que luego se cocina en dulce para que adquiera el sabor inigualable que le caracteriza. La yuca con chicharrón es otro de los bocadillos deliciosos al igual que el ayote cocinado en dulce de panela. Las frutas frecuente-mente consumidas por los pobladores son: mango, jocote, naranja, lima, papaya, caña, sandía, chico, zapote, melón, etc.


En cuanto a las costumbre fúnebres para enterrar a sus difuntos, en el sepelio es común observar una diversidad de colores en el vestido de los asistentes, apenas algunos familiares visten de luto. Entre tanto caminan hacia el cementerio, se platican de diversos temas, aunque a veces se recuerdan algunas vivencias compartidas con el ahora difunto. Debido al hamaqueo que producían las personas al cruzar el puente colgante que comunicaba a la población con el cementerio, era necesario pasarlo en dos o tres tandas. El sepelio se despide cuando el albañil ha colocado el último de los ladrillos que sellan la bóveda. El velorio que se efectúa en la casa del difunto constituye una buena oportunidad para escuchar chistes nuevos y anécdotas poco conocidas. Los jugadores de naipe son los únicos que acompañan a los deudos hasta el amanecer. Si el muerto era católico se le reza durante nueve días, si era evangélico se realiza un solo culto la noche del velorio.



 

El oriundo de Gualán es extrovertido. Entre tanto los viajeros del occidente del país recorren silenciosos sus caminos, en los buses de Gualán se platica bulliciosamente, incluso las personas se comunican entre sillones distantes, poniéndose de acuerdo hasta en algunos negocios.


El color variado en los ojos de hombres y mujeres, la piel blanca y el cabello claro de sus habitantes, evidencia el encuentro genético que los europeos propiciaron en algún momento de la historia del poblado. Ciertamente el originario de Gualán es diferente, pero al igual que el resto de guatemaltecos, se siente altamente orgulloso de compartir con el resto de coterráneos, el derroche de belleza y la abundancia de paisajes que el Creador dispuso para este rinconcito de América.




Así es Gualán, así es su gente y el sacerdote Ricardo Terga, con palabras fieles como la mejor cámara fotográfica, nos ha dejado material para continuar analizando a los oriundos de esta región oriental de Guatemala. (Agradecimiento especial a Moisés Paz, por haberme enviado el libro y tener la oportunidad de releerlo. Bayron Leiva Archila. Uaxinlan.com)

 


Historia de la Feria en el Municipio de Gualan

Posted on April 30, 2014 at 11:15 AM Comments comments (0)

El 3 de octubre de 1826 llega a Gualán procedente de Holanda, Jacobo Haefkens, Cónsul General de Holanda en Centroamérica en su paso hacia la capital de Guatemala. Tiempo después publicaría su libro Viaje a Guatemala y Centro América en donde dedica un buen grupo de sus paginas a describir diferentes experiencias vividas en Gualán.


 

 

En uno de sus capítulos el Señor Cónsul nos cuenta que.. “En general la gente de por aquí se divierte de lo lindo con los fuegos artificiales. La primera noche que pasamos en Gualán, sus estallidos nos quitaban por largo rato el sueño y supimos que en noches anteriores había sido todavía peor, por ser la feria, cuyos vestigios aún se notaban por algunos puestos que permanecían instalados”.


 

 

Resulta sumamente interesante encontrar en el libro de Haefkens alusión a la feria de Gualán en 1826, por cuanto de allí se deduce que la misma tiene más de 188 años de realizarse y con muchos de los rasgos con que en la actualidad se desarrolla, es decir, quema de cohetes y fuegos pirotécnicos, instalación de champas en la plaza central para una serie de servicios y entretenimientos. No es aventurado asegurar que desde aquel entonces arranca la afición pueblerina por las peleas de gallos, jaripeos, corridas de toros, carreras de cintas y comidas típicas de tanta popularidad en la actualidad.


En 1826, cuando el distinguido diplomático nos visita, la industria principal en la población era la fabricación de puros, cigarros rústicos de gran tamaño elaborados con hojas de tabaco cultivado en la región y que eran cuidadosamente trituradas con cuchillo, tarea desempeñada con gran habilidad principalmente por mujeres. Por ello se descarta la posibilidad de que en Gualán se produjeran las cantidades de cohetes y pólvora utilizados en su fiesta, estas provenían de la ciudad capital o de Honduras.


La feria a la que Haefkens hace alusión se había celebrado en la última semana de septiembre de 1826, en esas fechas se celebraba anualmente hasta que por Acuerdo Gubernativo de fecha 25 de mayo de 1915, durante el gobierno de Manuel Estrada Cabrera, se dispone que debía celebrarse del 6 al 8 de mayo de cada año, manteniendo la festividad en honor a San Miguel Arcángel. El traslado de la fecha se debió principalmente a los inconvenientes que en aquella época provocaban las torrenciales lluvias del invierno.


Existen referencias históricas de 1941 sobre la celebración de la feria en el mes de abril. Un mes antes, la Revista Oriental, publicada en Jalapa, dedicó un número extraordinario a Gualán con ocasión de su feria de abril. La portada de la revista la ocupa una fotografía muy antigua del edificio municipal derribado por el terremoto de 1976.

 

Revista Oriental dedicada a la Feria de Gualán

 

A pesar de las justificaciones dadas en 1915 para trasladar a mayo la feria de septiembre, los habitantes de Gualán continuaban apoyando su antigua festividad, ante ello, por Acuerdo Gubernativo de fecha 20 de abril de 1944, se traslada de nuevo la feria al noveno mes del año. La gente ya dividida, celebraba anualmente las dos ferias, exigiendo de la municipalidad apoyo similar en ambas actividades. La situación fue soportada por las autoridades municipales hasta la década del setenta en que se realizó una consulta popular para que la población se decidiera por una de las dos ferias. La mayoría de gualantecos opinó que en mayo se debería celebrar la feria titular en honor a San Miguel Arcángel.


A pesar de las diferentes disposiciones legales, en la actualidad la feria titular se celebra en mayo y la feria patronal, en honor a San Miguel Arcangel, se desarrolla en septiembre, pero coordinada unicamente por la iglesia catolica.


Originalmente la feria se instalaba en la plaza central, alrededor del parque, luego se trasladó al Barrio La Estación, en las inmediaciones de la Escuela Nacional Para Varones y luego el campo de la feria se ubica entre el Estadio Municipal y el Centro de Capacitación en el Barrio Las Flores de la ciudad.

 

Antiguamente la feria se ubicaba alrededor del parque central

 

Para el 2014 la feria dejará el espacio entre el estadio y el salón municipal para ubicarse a lo largo de la calle que se desplaza paralelo a la línea férrea. Las champas, los juegos mecánicos, los juegos pirotécnicos, los bailes, los jaripeos, continúan siendo atracción luego de casi 200 años de celebración. (Bayron Leiva Archila. Uaxinlan.com)

 

 

Nuevo sector para la feria.

 

Lo que cuenta mi madre del terremoto de 1976

Posted on February 3, 2014 at 1:25 AM Comments comments (0)

Escribe: Roberto Antonio Flores Amador




El 4 de febrero del año 1976 la historia de Gualán cambió por completo, en el presente año se cumplen 38 años de la fatal tragedia. Familias enteras quedaron enterradas bajo sus casas después de la gran sacudida que azotó a Guatemala.


Cuenta mi mamá, Clemen Amador de Flores, que en el año 1976 ella, mis tías, Maribel Amador e Iris Amador, mi tío Tito Amador y mi abuela Blanca Morales de Amador, vivían en una casa de bajareque que se encontraba en el Barrio La Estación. El 3 de febrero del 76 a mi abuela le entró la incomodidad de pasarse a otra casa que habían comprado ubicada en lo que ahora es el Barrio San Miguel y en donde actualmente residen.


 

Roberto Amador y Blanca de Amador.


Durante el día buscaron a alguien con carro que les hiciera el viaje pero no encontraron a nadie. Ante la carencia, las cosas que tenían las pasaron entre todos a puro cucuche.


Empezaron a jalar chunches como a las 5 de la tarde del 3 de febrero y terminaron como a las 12 de la noche. Iniciaron el día 4 de febrero despiertos, tratando de acondicionar algunas cosas.


Muy cansados se acostaron a como pudieron entre aquel desorden. A las 03:03 de la madrugada sucedió lo inesperado para toda Guatemala… ¡Un violento terremoto sacudió todo el territorio nacional!



 

 

Mi abuela Blanca se despertó e intentó tomar en sus brazos a una mi prima que estaba en su cuna, pero los jalones del temblor no la dejaban quedarse en pié, mi abuela gritaba y soportó de pie los interminables 33 segundos que duró el terremoto. Ni mis tías ni mi mamá sintieron el terremoto, de lo único que recuerdan es del luzaso fuerte que dieron los bombillos cuando se cortó la energía eléctrica. Mi abuela muy confundida no sabía lo que estaba pasando y nadie en la familia se explicaba el fenómeno.


Mi abuela mandó a mi tía Iris a que saliera de la casa para ver qué había ocurrido y allí se dio cuenta que toda la gente del barrio estaba afuera y regreso para decirles a todos que se salieran de la casa.


Al rato un señor pasó frente a ellas y llevaba consigo un radio por el cual se enteró que lo que había pasado aquella noche era un terremoto. Poco a poco iban llegando personas de distintos barrios a ver cómo estaba el Barrio San Miguel, que anteriormente era parte del Barrio Río Hondo. Y por ellos nos enteramos que había varias personas fallecidas al caerles alguna parte de la construcción.


Dentro de la confusión se decía que había muchos muertos en el parque y en varias zonas centrales de Gualán sin contar todos los que había alrededor del pueblo y los barrios. La familia cuenta que sintieron eterna la llegada del amanecer. La polvazón de las casas estuvo largo rato en el ambiente.



 

 

Dice mi mamá que unos hermanos de la Iglesia Asamblea de Dios fueron a buscarlos a su antigua casa y tremendo susto se llevaron al ver que esa casa estaba completamente destruida y reducida a escombros. Ellos imaginaron que toda la familia Amador había quedado enterrada en medio de todos esos escombros. Una vecina que se dio cuenta del movimiento del día anterior les informó que ya no vivían allí. Los hermanos se fueron a buscarlos a su nueva residencia y salir de la duda de una vez.


Mi familia se había salvado milagrosamente de morir soterrada a consecuencia del terremoto, sobrevivieron por la gran misericordia de Dios. Incluso la nueva casa había sufrido serios daños, excepto el cuarto en donde todos se encontraban. Dios hizo un gran milagro con mi familia ese día, dándole incomodidad a mi abuela para pasarse de una casa a otra un día antes del terremoto.


Mi tía Ada Amador y mi abuelo Roberto Amador se encontraban en el extranjero y cuentan ellos que su aflicción era grande al no poder comunicarse para Gualán, pues todo el país estaba incomunicado por la caída de los postes de luz y de teléfono.


Pasados unos días se restableció la comunicación con Guatemala y los familiares en el extranjero se pudieron comunicar para conocer el estado de salud de la familia y supieron que todos estaban bien y al fin estuvieron tranquilos.


Un centenar de gualantecos murieron y muchos quedaron heridos, sin contar los miles de muertos y heridos que hubo a nivel nacional. Gualán quedó reducido a escombros aquella madrugada del 4 de febrero de 1976.


Esta historia de mi familia tal vez no se pudo repetir con otras familias ya que muchas familias perdieron a alguno de sus seres queridos en este trágico fenómeno natural. El terremoto del 76 es una trágica historia para muchos guatemaltecos. A Gualán le tomó casi 10 años para ser reconstruido por completo.


Después de todo esto Gualán se estabilizó tal y como lo vemos ahora y se convirtió en la magnífica ciudad que hoy en día contemplamos. (Bayron Leiva colaboró en la redacción.)

 

MARIA PINTO: Ejemplo de Constancia y Dedicacion.

Posted on January 9, 2014 at 12:05 AM Comments comments (0)



María Pinto a los 17 años de edad.


Hija de Mariana Pinto y de Francisco Cordón, nace el 12 de diciembre de 1920 y fallece cuando recién había cumplido 87 años, el 10 de enero del 2007. Debido a que su padre biológico no le concedió el apellido, su tío Anselmo Pinto la reconoció como su hija.


A principios de la década del 50 convivió maritalmente con Clemente Linares, quien se desempeñaba como Jefe de Caminos con sede en Mayuelas y de esa relación surge su único hijo Edgar Noé, quien tampoco logra el apellido de su padre biologico. El Sr. Linares se marchó de Gualán al poco tiempo, dejándola con la responsabilidad de madre y padre. Don Anselmo Pinto fue un bastión importante para sacar adelante a la joven madre.


María Pinto, convencida de que se había convertido en una madre soltera, se propuso, con mucha constancia, dedicación y esfuerzo, brindarle a su hijo Edgar todas las oportunidades de superación que en su momento a ella le fueron negadas. Logró establecer una pequeña tienda de barrio en la que luchó, luchó y luchó hasta ver convertido a su hijo en un profesional de la educación. Su único nieto, Edgar Ismael Pinto Morales, también es un connotado docente y juntos han puesto a lo largo de sus vidas, todo su talento al servicio de Gualán.


Con su esfuerzo y sus logros, María Pinto pasa a constituirse en un símbolo para todas aquellas mujeres, que al igual que ella, han tenido que hacer frente a la vida con valentía y paciencia llevando en sus brazos el producto de un amor que no se prolongó más allá de unos cuantos amaneceres.


A pesar de que ser madre soltera en un pueblo pequeño como Gualán era un motivo grande como para enclaustrarse, María Pinto con orgullo luchó por salir adelante hasta lograrlo y se convierte de esta manera en una mujer digna de respeto y admiración.


(Este pequeño recuerdo con motivo de un aniversario más de su fallecimiento. Bayron Leiva. Uaxinlan.com.)

 

Posando Junto al Alcalde de Gualan

Posted on December 25, 2013 at 2:05 PM Comments comments (0)




Esta foto fue tomada en una feria de Gualán, a principios de los años cincuenta, cuando don Carlos Pazos Navas, al centro, era Alcalde Municipal. El fondo es una pintura de una iglesia católica. Estas fotos eran en blanco y negro y dentro del procedimiento de revelado las metían un momento a una cubeta con agua. En las ferias de los pueblos muchas personas aprovechaban para tomarse la foto del año, solos o en familia.


Aparecen de izquierda a derecha:


1.- Tono Paiz, padre de Tonito Paiz López, Jorge Arturo Paiz Mazariegos y otros.


2.- Esteban Valladares, casado con Josefa Rodríguez con quien procreó a Marvin y Violeta Valladares Rodríguez. Josefa era hermana de José Rodríguez padre de Perla, Mary, Sandra, José y Mayra Rodríguez Estrada. Otra parte interesante de la historia de Don Esteban Valladares De León es que fue designado por el presidente Juan José Arévalo para asumir el cargo de Alcalde Municipal de Gualán a partir del 2 de febrero de 1950, pero fallece poco antes de asumir el cargo y tuvo que asumir interinamente don Chepe Paz Orellana.


3.- El personaje central de esta foto es Don Carlos Pazos Navas, padre de Doña Lidia Pazos de Jordán y por lo tanto suegro de Don Alfredo Jordán. Don Carlos fue abuelo de Carlos Jordán Pazos y hermanos. Don Carlos Pazos Navas era abuelo también de Julio Ernesto Lee Pazos y Juan Carlos Lee Pazos, hijos de Julio Lee y Yolanda Pazos. Don Carlos Pazos ocupó el cargo de Alcalde Municipal del 1º de enero de 1954 al 1º de enero de 1956, periodo exacto en el que se produjo el derrocamiento del Presidente Jacobo Arbenz Guzmán. Era Don Carlos Pazos el Alcalde cuando en Gualán se produjo el enfrentamiento entre tropas del ejército nacional, leales al gobierno de Arbenz, contra los integrantes del Movimiento de Liberación Nacional.




4.- Federico Siguí García, de brazos cruzados. Casado con Margarita Fajardo y padre de Adolfo, Federico, Eugenio, Leonel, Antonieta, Nineth y Xiomara. Ocupó el cargo de Alcalde Municipal del 10 de agosto de 1984 al 15 de enero de 1986. Fue nombrado a raíz del fallecimiento trágico de Marco Tulio Cordón Guzmán.


5.- El de sombrero redondo y el que aparece atrás, parcialmente cubierto, no hemos logrado reconocerlos. (Bayron Leiva Archila. Uaxinlan.com)

 

Colonia Las Casitas. Motorizada No. 5.

Posted on December 18, 2013 at 9:20 PM Comments comments (2)



La Colonia Las Casitas fue construida por la empresa ferrocarrilera para proveer de vivienda a los trabajadores, principalmente encargados de dar mantenimiento a todo lo largo de la línea férrea que atravesaba el municipio de Gualán.


Estaba constituida como una comunidad cerrada, todos plenamente identificados entre si y unidos por lazos fuertes de amistad y de compañerismo por el hecho de compartir en familia casi las 24 horas del día. Estaba constituida por unas treinta viviendas habitada cada una por un promedio de 6 personas. Muchas madres dieron a luz a sus hijos en estas viviendas auxiliadas por comadronas.


Estaba rodeada de arboles pero se recuerda principalmente un enorme árbol de tamarindo que estaba plantado casi al centro de la comunidad y se constituía en el punto de reunión tanto para las platicas de los adultos como para los juegos de los niños.


Los adultos y los niños estaban ligados íntimamente al movimiento ferroviario desde que amanecía y hasta después del anochecer. Los hombres salían a trabajar a la línea del ferrocarril mientras las mujeres realizaban todo tipo de actividades domesticas y algunas realizaban ventas en el tren para apoyar el ingreso familiar. Los niños de edad escolar salían hacia la Escuela de Varones o hacia la Escuela de Niñas para contribuir también al desarrollo familiar.


En las tardes jugar futbol y ver televisión eran dos de las principales actividades.




Los trabajadores del ferrocarril tenían un carnet especial para poder hacer uso, con todo y familia, principalmente del tren de pasajeros hacia cualquier destino, pero si se presentaba alguna emergencia también podían trasladarse en cualquier tren de carga.






Este cuadriciclo, conocido como La Araña, era utilizado por el técnico que reparaba los desperfectos de los cables que transmitían la señal del telégrafo. Cuando se reportaba un daño el técnico viajaba grandes distancias pedaleando y con la vista fija hacia los cables sostenidos por postes metálicos hasta encontrar el problema.



El tren originalmente fue creado para exportar hacia Estados Unidos la producción bananera y luego establecieron los trenes de pasajeros. En las fincas bananeras eran cargados los vagones con el banano de exportación. Pero cuando el banano tenía un nivel de maduración que denotaba que se iba a madurar totalmente antes de llegar a su destino, la frutera enviaba los vagones hacia los principales lugares poblados de la región para repartirlos entre sus habitantes. Por ello a Gualán llegaban los trenes con banano y todas las familias se proveían de su respectiva penca que colgaban en sus corredores para que terminaran de madurar.

 

 


Este carrito de línea se complementaba con una plataforma de igual tamaño, en donde se acomodaban los trabajadores cada mañana para salir al mantenimiento de la línea. Todos llevaban almuerzo porque su retorno era hasta el atardecer. Algunos traían tercios de leña para el uso familiar. El garaje de este carrito estaba cerca de la bomba de agua.


 

 


Al lado izquierdo, cerca de la bomba, estaba el garaje para el Carrito de Línea.


 



Esta bomba era especialmente para almacenar el agua que utilizaban en grandes cantidades las maquinas negras del ferrocarril. El agua provenía del riachuelo, un poco abajo del puente del tren en donde había una caseta con potentes motores que mantenían la bomba siempre en su nivel óptimo. El encargado de mantener llena la bomba era don Lico Archila, padre de Jorge Archila, suegro de Seño Julia García. De esta agua también salía la tubería para abastecer de agua a cada vivienda de las casitas. Cuando en el pueblo no había agua, en las casitas siempre tenían para compartir.





La línea del ferrocarril y la Sierra de Las Minas dejaban el Rio Motagua en medio. A lo largo de su recorrido por Gualán había dos puentes para el ferrocarril con estructura metálica superior. Uno estaba cerca de la cabecera municipal de Gualán y el otro estaba cerca de Managua. Los dos estaban pintados de color negro por lo que sencillamente se les conocía como el puente negro.


 



Por Gualán pasaban cinco trenes de pasajeros durante el día. A las 09:00 de la mañana pasaba el Mixto que saliendo de Zacapa llegaba hasta Puerto Barrios. A las 11:00 pasaba el Pasajero que venía de Puerto Barrios rumbo a la capital. A las 02 pasaba el Pasajero que venía de Guatemala rumbo a Puerto Barrios. A las 04 pasaba el mixto de regreso hacia Zacapa y a media noche pasaba el Rápido que venía de la capital. En el pasajero llegaba la correspondencia tanto de Guatemala como de Puerto Barrios y allí llegaban los del correo a recoger las bolsas de correspondencia. Además de los trenes de pasajeros, también pasaban varios trenes exclusivos de carga, llevando hacia Puerto Barrios los productos de exportación o llevando hacia la capital los productos importados.


 



En esta foto aparece Don Gustavo Illescas que era el jefe de la Estación. Al centro Héctor Aldana Estrada y Gonzalo Orellana, tres trabajadores que laboran dentro de la estación para atender la venta de boletos, mantener comunicación con las otras estaciones y recibir o entregar toda la carga de Gualán.




Algunos de los ferrocarrileros: 1.- Ernesto Barahona, 2.- Hector Aldana Estrada, 3.- Maco Oliva, 4.- Cruz Palencia, 5.- Federico Archila, 6.- Salvador Rivas, 7.-  Reyes Cortez, 8.- Gonzalo Orellana Galdamez.


Trabajadores Ferrocarrileros en Gualán.


Los que vivían fuera de Las Casitas

 

1.- Maco Oliva. Padre de Roaldo, Maco y Edgar Oliva Gómez

2.- David Canales. Padre de Samuel, David, Guto, Betty Canales Velásquez.

3.- Oscar Pérez. Padre de Maribel, Lilita y Oscar Pérez Estrada

4.- Carlos Aragón. Jefe de Agencia. Vivian en la casa anexa a la estación. Padre de Mirna, Chiqui y Armando Aragón.

5.- Isaac Paz. Padre de Sheny, Rovidio, Fredy Paz Vargas.

6.- Luis Perdomo. Padre de Betty y Luis Perdomo Orellana.

7.- Salvador Guevara, papá de Mario Guevara, Arturo Guevara. Suegro de Ricardo Arias. Abuelo de Edna Carolina Zúñiga.

8.- Mario Sosa. Casado con Lupe Orellana. Padre de Byron, Lilian, Lesbia, Lupita  y Mario Sosa Orellana.

9.- Servando Cortez.

10.- Daniel León. Papá de Daniel y Miriam León

11.- Ricardo Javier Calderón Rodas. Hijo de María Rodas y Javier Calderón

12.- Germán Sosa (Motorista) Esposo de Adela Méndez, papá de Armando, Héctor, Germán, Sergio y Olga Sosa Méndez. (Esposa de Chepe Chávez)

13.- José Héctor “Yeto” Aldana Estrada. Papá de Vinicio, Mariela, Marvin, Nery y Leonel Aldana Morales.

14.- Federico Archila Franco. Mantenía llena de agua la bomba del tren. Papa de Jorge Archila, Suegro de la profesora Julia García de Archila.

15.- Miguel Galdámez. Papá de Oscar, Dilia (esposa de Luis Diaz). Nery, Arturo, Cándida, Noldo, Gladys Galdámez y Galdámez

16.- Víctor León Solís. Papa de Rigo, Arnoldo y Yoli León Morales.

17.- Gustavo Illescas, papá de Aracely y Chavelita Illescas.

18.- Gonzalo Orellana.

19.- Esteban Arias, papá de Robin, Ninel y Anita Arias Madrid.

 

Los que vivían en Las Casitas

 

1.- Justo Cruz. (Caporal) Papá de Mey, Cesar y Blanquita Cruz

2.- Cruz Palencia Ordoñez. Papá de Gloria, Noldo, Lilian, Iris, Maritza, Marco Tulio, Julio, Cruz

Palencia. Suegro de Hilda Pineda.

3.- Alfredo Jordán, papa de Huevo Duro.

4.- Alberto Orellana. Papa de Maritza y Miguel Orellana.

5.- Margarito “Yito” Guevara. Papa de Irma y Edgar Guevara

6.- Herminio Franco. Papá de Leonel y Liseth Franco.

7.- Ernesto Barahona. Papá de Aracely Cesar Barahona, Macarrón.

8.- Fabio López

9.- Pedro Lázaro. Papá de Emérita, Blanca, Mary, Ony y Carlos Lázaro

10.- Herminio Arias. Papá de German, Isaura y Saúl Arias

11.- Salvador Rivas. Padre de Neftalí Rivas Fernández.

12.- Francisco Juárez, esposo de Rosa Monroy. Padre de José, Marta, Amado, Amaida, Aníbal,

Eduardo, Lidia Juárez Monroy. Abuelo de Frank Orellana.

13.- Elías Estrada. Abuelo de Ingrid Estrada

14.- Leandro Vargas. (Caporal)

15.- Alberto Carranza. (Caporal) Papa de Vivian Carranza

16.- …….. Papá de Leonel Mena

17.- Reyes Cortez, papá de Margarita, Rosa Delia. Abuelo de Byron Cortez

18.- Adán Franco, papá de Mary Franco, abuelo de Jackie Rossal.

19.- Abraham Cortez, bisabuelo de Byron Cortez

20.- German López, papá de Liliana, Arturo, Norma, Cesar, Nery, Oscar Zamora. Abuelo de

Cesar Barahona.

21.- Don Guillermo, era el papá de Víctor, Javier y Licha.

22.- Don Chicho, esposo de Celia, papá de Armando no se el apellido

23.- Javier, esposo de Julia con problemas mentales, siempre andaba llamando a sus hijos

24.- Pedro López Carrera, concuño de Don Marcial Leiva.

25.- Indalecio Buezo, esposo de Doña María Rivas, Papa de Corina.

26.- Armando Marín, hermano de Maco Oliva

27.- Rubén Marín, Hermano de Maco Oliva.

28.- Carlos Marroquín, padre de las hijas de doña Carmen Chávez.

29.- Genovevo Franco (Don Gino) papa de Chito Franco.

30.- Julio Rabanales. Abanderado del motor.

31.- Lucio Morales, papá de Tono, Rocael, Hilda y Tito Morales.

32.- Francisco Sosa, papa de Chiqui y Letty Sosa.

33.- Gumersindo Aceituno.

34.- Manuel de Jesus Marroquín García, esposo de María Virginia Lima, padre de Delmy Jeanete, Rudy Vinicio, Marlyn Yadira, Manuel de Jesus Marroquín Lima.

 

Mis Recuerdos de Niño en Las Casitas.

(Edwin Barahona)

 

Yo nací en uno de los cuartos de las casitas, ninguno de mis hermanos nació en hospital u otro lugar, todos nacimos en la yarda como le conocíamos a la fila de atrás de las casitas. En esa yarda se encontraba la casa que usaban los caporales, en ese entonces Don Justo Cruz, papá de Mey, Blanquita y Cesar Cruz. Luego Don Cruz Palencia, papá de Marco Tulio, Julio, Gloria y Cruz Palencia.


El nombre original de Las Casitas era Motorizada #5. El Motorista era Don Alfredo Jordán, papá de Huevo Duro. Sus casas eran las últimas, para el lado de la bomba, cerca de la casita donde se parqueaba el motor y los carritos de los trabajadores. Cuando todo se acabó, fuimos la última familia en salir de las casitas.



Esta foto fue tomada por las hermanas de la iglesia católica que acudían en las tardes a brindar clases de catecismo.


Nuestra rutina era ir a la escuela y cuando regresábamos, todo el mundo, madres e hijos a esperar el pasajero, para comprar nances, mangos, jocotes y toda la venta que traían las que llamábamos las chamorreras.


Más o menos a las tres 3 de la tarde nos íbamos a ver televisión donde don Beto Orellana, papá de Maritza Orellana, era el abanderado. Tenía su casa diferente a las otras y era el único que tenia televisión en las casitas. Todos íbamos para ver El Zorro, Los Invasores, Perdidos en el Espacio, El Hombre del Rifle, Valle de Pasiones, El Gran Chaparral, El Hombre Nuclear, en fin eran las películas de ese entonces.


Terminado estos programas, todos los días como a las 5, donde don Beto organizábamos los equipitos para la chamusca bajo el tamarindo, sin zapatos, botando ollas cuando la pelota en algunas ocasiones entraban por la ventana de las cocinas, y se formaba el gran alboroto, por un sartén o una hoya que botábamos.

 

 


En la foto, un grupo de patojos de Las Casitas viendo televisión en la casa de Don Beto Orellana.


Quizá por celos, los patojos tratábamos que los del pueblo no entraran a Las Casitas, y ello ayudó a que no tuvieran novias entre nosotros.


Al final muchos de nosotros nos casamos con muchachas de Las Casitas. Por ejemplo: Miguel Orellana se casó con Irma Guevara, hija de don Yito; Cesar Barahona (Macarrón) con Liseth Franco, hija de Herminio Franco; Israel Orellana, hijo de Don Beto Orellana, con Aracely Barahona, mi hermana, Mey Cruz con Teresa, etc.


Cuando se iba el agua en el pueblo, la gente acudía a Las Casitas para llenar sus cubetas de metal o sus cantaros de barro. El agua provenía de la Bomba del tren, que a su vez era bombeada desde el riachuelo directamente para su uso, sin ningún tratamiento. De aquí se hizo famoso el dicho: “Vos sos mas ruín que el agua de las casitas”.


De Las Casitas surgieron varios futbolistas famosos, entre ellos: Cesar Macarrón que jugó con la Marina de Guerra en la Liga Mayor B, luego pasó al JUCA. Otro gran futbolista fue Carlos Lázaro, también Saúl Arias, Amos el hijo del señor que limpiaba las chimeneas en las casitas. Chito Franco, Cesar Cruz y otros más.


También de Las Casitas fue la Flor de la Feria 1985 Maritza Jeaneth Orellana,


Recuerdo que nuestras estufas eran de leña, la plancha era de hierro y tenían un gallito enfrente.


En las navidades se hacían bailes en los corredores de Las Casitas. En época de exámenes finales de la escuela o de la prevo, estudiábamos adentro de la estación, haciendo compañía a Don Luis Perdomo o a Don Oscar Pérez, porque ellos esperaban los trenes extras hasta la una o dos de la mañana. Nos poníamos en la oficina donde vendían los boletos del tren.


El pagador llegaba en un motor estilo camioneta y los trabajadores acudían a la estación para recibir la remuneración del mes. Diariamente nos relacionamos con Emilio (Tarzán), Adrian (Siete Culos), Chico el bultero, don Neto el que usaba muletas porque era tunquito de una pierna. Pero en los días de pago se acercaban porque algo cachaban de los trabajadores.


En la tarde, después de su pago, padres e hijos nos íbamos a donde don Moisés Chew o don Froilán Fong para tomarnos una pepsi y a pagar todo lo que habían pedido fiado durante el mes. Nuestros papas fiaban maíz, frijol, ropa, zapatos y así transcurrió nuestra vida de pobres, pero a esta distancia, vemos que en nuestra niñez fuimos muy felices.


Tiempos hermosos que se han marchado para siempre y ahora solo quedan como historias para contarlas a niños de generaciones modernas que en nada se parecen a la nuestra. (Con datos proporcionados por Edwin Barahona, Bayron Leiva Archila redactó el tema.)

 

Marco Antonio Paiz Chacon

Posted on November 3, 2013 at 6:15 PM Comments comments (0)

Escribe: Jorge A. Paiz Mazariegos.


Marco Antonio Paiz Chacón.

Mi papá


 

Marco Antonio Paiz Chacón era mi padre, nació el 20 de Julio1925. Era hijo de Arturo Paiz Galdámez y Cecilia Chacón Salguero. Sus abuelos maternos eran Antonio Chacón Madariaga y Gregoria Salguero, ambos oriundos de Gualán. Era nieto de Felipe Paiz originario de Zacapa.

Cuando nació mi abuelito Arturo en Estanzuela, mi bisabuela falleció y el bisabuelo Felipe se lo entregó a Leonsa Galdámez, hermana de la fallecida bisabuela y a su vez mamá de mi tío Lisandro “Chando” Acevedo quien asumió la función madre.


 

                                                Arturo Paiz Galdámez

                                                           Mi abuelo

 

Mi abuelito Arturo Paiz Galdámez llegó a Gualán para desempeñarse como cartero y allí conoció a mi abuela Cecilia Chacón Salguero, quien a su vez tenía cuatro hermanas: Mama Licha, Mama Meches, Mama Tere y Mama Rosita, y dos hermanos, Enrique y Pedro Chacón. Mi abuela Cecilia, murió cuando mi papá era pequeño y por esa razón mamá Rosita lo tomó como hijo propio a él y a mi tío Luis Alberto Paiz. Mi bisabuelo Felipe es también abuelo de La Tita Paz Paiz.

  

                                                           Felipe Paiz

                                                         Mi bisabuelo


Cuentan que una vez que pasó mi bisabuelo Felipe Paiz por la Casa de mama Licha en Gualán, allí estaba mi papá pequeñito y cuentan que confesó que cuando vio aquel niño de seis meses y unas 25 libras de peso, había sentido algo especial en su corazón. Aprovecharon para decirle que ese niño era su nieto. Para esa época Felipe Paiz era un hacendado y un hombre muy pudiente.


Los hermanos de mi papá fueron: Luis Alberto Paiz Chacón, Rosario Chacón, Valentín Chacón, Mario Martínez, Maloqueó Méndez, Thelma, Hugo, Jorge, Eugenia, y Nery, de apellidos Paiz Porras, asi como Delia Marisabel y Gilberto Paiz Matta.


 Atrás a caballo, Juan Francisco Fajardo y Luis Alfredo Paiz Mazariegos.

 De pie, Tonito Paiz y Edgar Oswaldo Paiz mi papito


 Mi papá se casó primeramente con Linda Pazos, hija de don Matías Pazos y doña Teresita Paiz, con quien tuvo dos hijos: Carlos Fernando y Luis Felipe, este último murió siendo un infante de 4 años. Con su segunda esposa procreó tres hijos: Edgar Oswaldo, Marco Antonio y José Guillermo, este último murió antes de cumplir un año. Después contrajo nupcias con Rosa Ordoñez, de Ipala. Finalmente se casó con mi mamá, Elvira Mazariegos Alessio, con quien procreó cuatro hijos: Luis Alfredo, Jorge Arturo, María Antonieta y Elisa Anabella. Desafortunadamente mi padre falleció trágicamente el 22 de octubre de 1981. (Bayron Leiva Archila. Uaxinlan.com)

 

 

Edgar Oswaldo y Marco Antonio Paiz López, hijos de Alba López

Mis hermanos por parte de papá

 

Familia Colindres Bracamonte

Posted on October 24, 2013 at 1:40 PM Comments comments (0)




Arnoldo Ovidio Colindres.


Nació en Gualán el 18 de octubre de 1929. Fue hijo de Herlinda Colindres de Vásquez y Enrique Octavio Paz. Debido a que su padre tuvo más de una esposa, tuvo varios hermanos paternos: Marta Herminia Paz. Abel Orellana, Sergio Paz Acevedo, Luis Paz Acevedo, Ana Cristina Paz Acevedo, María Amalia Paz Acevedo, Edna Beatriz Paz Acevedo. Aura Colindres es era su hermana por parte de mamá.


A partir del 31 de enero de 1966 formó parte de la Corporación Municipal encabezada por Mario Alberto Acevedo González. Algunos miembros de esa corporación fueron: Oscar Estrada Pazos, Marco Antonio Navas Chacón, Carlos Palao, José María Fernández Leiva, Benjamín Aldana Ruiz y otros.


A partir del 01 de octubre de 1968 nuevamente pasa a formar parte de la corporación municipal encabezada ahora por Gustavo Efraín Jordán Tobar. Entre otros miembros de esa corporación estaban: Roberto Enrique Paz Galdámez, Augusto Rigoberto Sosa Acevedo, Hernán Herrera Paiz, Hugo Rolando Aguilar Pinto, Álvaro Enrique Estrada Arriaza y otros.


Falleció el 16 abril de 1992.

 




Julia Bracamonte Aldana.


Nació en Chiquimula el 2 de julio de 1932, siendo hija de Virgilio Bracamonte y Enriqueta Aldana. Sus hermanos fueron: Amílcar, Carlos, Ovidio, Virgilio, Irma Yolanda, Joel, María Elena, Lubia.


Arnoldo conoció a Julia en Chiquimula, cuando se fue a estudiar a la Perla de Oriente. La abuela paterna de Julia se llamaba Transito Bracamonte y residía en Gualán en donde era ampliamente conocida por ser la comadrona del pueblo.


Fue un matrimonio muy sólido, ambos se mantuvieron muy enamorados a lo largo de su vida matrimonial. 




Seño Julia fue durante muchos años la enfermera del pueblo, heredando de su abuela las funciones de comadrona. Trabajó en el Centro de Salud de Gualán hasta 1977 y de alli es trasladada al Hospital Nacional de Chiquimula en donde laboró hasta 1984 en que se jubila como salubrista. 






Procrearon a: José Arnoldo, Arnoldo Ovidio, Mara Patricia, Axcel René, Irma Yolanda, Edgar Danilo Virgilio Enrique. Sus hijos recuerdan a su padre como cariñoso, muy paciente y dedicado con ellos, les planteaba adivinanzas, les contaba cuentos, algunos ya conocidos y otros que él se los inventaba. Aunque también hubo disciplina y corrección en momentos oportunos.




Julia ha sido la mejor madre del mundo de acuerdo a sus hijos: Cariñosa, amorosa, amiga, la doctora, Maestra, Consejera, Chef.


Julia es prima del insigne poeta y coronel gualanteco Virgilio Antonio Villagrán Bracamonte, declarado Hijo Predilecto de Gualán el 01 de abril de 1973 durante el gobierno municipal de Don Oscar Estrada Pazos.


No solo como padres fueron especiales, también como abuelos se constituyeron en los más consentidores y cariñosos de sus 20 nietos y todavía han logrado de sus atenciones sus 9 bisnietos.






En la actualidad sus hijos están repartidos en varios puntos de Guatemala y otros en Chicago, Estados Unidos y con ello, obligan a Seño Julia a enviar suspiros en diferentes direcciones cada vez que se le vienen a la mente. A veces suspira desde Guatemala, a veces desde Chicago.


En Gualán se les recuerda con mucho aprecio y gran agradecimiento, porque ambos pusieron su granito de arena para el bienestar de los gualantecos y su huella está vigente hasta hoy. (Irma Yolanda, La Nena, apoyó en la redacción. Bayron Leiva Archila. Uaxinlan.com)

 

Manuel Francisco Cordon Vasquez

Posted on October 19, 2013 at 11:45 AM Comments comments (1)



Pancho Cordon


Pancho Cordón nació en Chiquimula el 4 de abril de 1,928 siendo hijo de Martin Cordón y de Leonor Vásquez. Su padre fue profesor en el Instituto Normal para Varones de Oriente, en tiempos del General Jorge Ubico. Su señora madre se dedicaba al comercio de diferentes productos al mismo tiempo que llevaba el control de los hijos y el hogar.

 

A los doce años Pancho se inició en el oficio de la carpintería, actividad que convirtió en la verdadera profesión de su vida. A los 16 años empezó a jugar futbol y desempeñaba cualquier puesto en la cancha, incluso como Director Técnico, para lo cual tuvo que estudiar los tres cursos básicos de entrenadores de futbol.

 

Contrajo matrimonio en Chiquimula con Ilma Concepción García Zeceña quien había nacido el 26 de Diciembre de 1,933. Procrearon nueve hijos siendo ellos: Luis Arturo (ya fallecido), Manuel Francisco, Ilma Yaneth, Blanca Letty, Gloria Lidia, Miriam Sicely, Giovanni Estuardo, Byron Noé, Erick Danilo, todos de apellido Cordón García.



 

                                           Once Aguilas 1950  Pancho Cordon es el Numero 23


Sus hijos le han dado el privilegio de ser abuelo de 25 nietos y los nietos lo han elevado a la categoría de bisabuelo en 11 oportunidades. Tres de sus hijos tomaron como herencia el oficio de carpintero: Manuel, Giovanni y Byron, quienes en la actualidad también prestan servicio como Bomberos Voluntarios. (Bayron Leiva Archila. Uaxinlan.com)



 

Foto familiar para agasajar a Pancho Cordón en el dia de su cumpleaños. 

Juan Agustin Torre Montero y su aporte al desarrollo de Gualan.

Posted on August 18, 2013 at 11:55 PM Comments comments (0)

                     

 


                                                   Don Agustin Torre y Emilia su esposa.


De Mérida a Gualán.


Don Juan Agustín Torre Montero, Don Tin, como se le conoció entre su familia y amistades, era hijo de Pablo Torre Aguilar y Mercedes Montero Quintero de origen mexicano y quienes procrearon nueve hijos, siendo ellos: Ada, Dolores, Lorenzo, Pablo, Agustín, Isidro, Felipe de Jesus, Roque, y Dila.


De los Torre Montero únicamente sobreviven Ada, en la ciudad capital y Dila en la costa sur de Guatemala. Recientemente una de las descendientes encontró en una caja de zapatos donde Isidro conservaba sus fotos antiguas, una del afamado Luis Aguilar, apodado El Gallo Giro y en la dedicatoria decía: Para mi primo Isidro, de donde se deduce que guardaban algún nivel de parentesco.



             Cristina García y su esposo Isidro Torre Montero, hermano de don Agustín


En la descendencia de los Torre se repite mucho los nombres de Pablo, Roque, Mercedes, Ada y Dila.


Los padres de Don Tín emigraron de México hacia Guatemala, específicamente de Mérida, en el Estado de Yucatán, como consecuencia de la inestabilidad política que azotaba aquella región en los años 40s. Agustín Torre llegó niño a Gualán junto a sus padres y hermanos.


Desde tiempos coloniales la familia Montero era muy conocida en Mérida y a la fecha aún se conserva la casa de la primera familia Montero que llegó de España. La cerveza local de Mérida lleva el nombre de Montero en honor a aquellos ilustres inmigrantes.


Forma familia en el Barrio La Estación.


Ya en edad de formar hogar, Don Tín se casó en Gualán con Emilia Madrid y procrearon a Aladino, Roque, Ada y Dila Torre Madrid. Se le recuerda como uno de los primeros mecánicos que tuvo Gualán desde los años 60s.



                Mercedes Montero, de origen mexicano, madre de Don Agustín Torre.


El taller mecánico de Don Tin estaba ubicado en su residencia en donde tenía un patio interior muy amplio, sin embargo, la cantidad de vehículos que le llevaban era tal que siempre habían vehículos estacionados frente a la vivienda mientras les llegaba el turno de reparación.


Debido a la dificultad para conseguir a nivel local los repuestos necesarios, don Tin aplicaba toda su creatividad para realizar diferentes chapuces entre tanto el repuesto llegaba de la ciudad capital.



                                     Al fondo Don Tin, enfrente a la derecha su hijo Aladino. 


Maestro y promotor


Varias familias de la población enviaban a sus hijos al taller de Don Tin para que aprendieran el oficio de la mecánica y de allí surgieron varios de los mecánicos que posteriormente habrían de instalar sus propios talleres.


Debido a la relación que Don Tin mantenía con la mayoría de dueños de todo tipo de vehículos en la población, de manera natural pasó a constituirse en un punto de referencia, era muy conocido no solo en Gualán sino en comunidades circunvecinas.


Durante las famosas festividades del Día de los Choferes en la década del 60, Don Tin era un personaje infaltable, de alguna manera, todos los carros que participaban en el desfile, en algún momento habían pasado por su taller.


Grupo de organizadores de la fiesta de los choferes. De Izq. a Der. Don Tin es el primero de los hincados.


Terremoto del 76


Durante muchos años la Familia Torre Madrid vivió a un costado del campo de básquet del Barrio La Estación, frente a la Farmacia de Don Arturo Acevedo, pero se vieron obligados a abandonar su residencia de siempre al producirse el terremoto de 1976 para ubicarse en la Colonia Mofang en donde volvieron a instalar su taller mecánico.


En la actualidad Ada reside en California, Dila en El Peten, Roque estableció un taller mecánico en Izabal y Aladino se quedó en Gualán donde se casó con Marilena López Pazos y de allí nace, entre otros, Mercy Torre, esposa de Vianney Portocarrero. (Roberto Torre, Silda Torre, Katy Torre y Marilena de Torre, colaboraron para la redacción de este artículo. Bayron Leiva Archila. Uaxinlan.com)

 


Rss_feed