Uaxinlan.com



Historia y Cultura de Gualan

Editado por: Bayron Leiva Archila

Historia

Terremoto de 1976

Posted on December 23, 2009 at 12:45 AM



Una experiencia dolorosa.

 

El 4 de febrero de 1976, cuando los relojes marcaban las 03:33 de la madrugada, se produce un violento terremoto que destruye totalmente la ciudad de Gualán y divide la historia de nuestro terruño en dos partes muy evidentes: antes y después del terremoto. La población, sin conocerlo, se había extendiendo exactamente sobre la Falla del Motagua, el punto exacto en donde dos placas tectónicas tienen su línea de unión.

 

El Gualán que la noche del 3 de febrero se acostó para reposar, estaba vestido con casas de adobe o bajareque y vetustos techos de teja con armazones de madera o vara de casa, pero se produce un fuerte movimiento sísmico en la madrugada, que desviste al poblado de ese ropaje arquitectónico que traía desde la época colonial.



 

El terremoto tuvo una duración de 33 segundos y una magnitud de 7.6 grados en la escala de Richter y ante tal poder destructivo, el poblado es convertido en escombros en menos de un minuto, alterando violentamente el apacible estilo de vida de los gualantecos. A partir de ese momento emergen diferentes actitudes de solidaridad entre los vecinos, apoyándose mutualmente ante la tragedia.

 

Además de casas y edificios, se produce la muerte de un centenar de vecinos, quienes luego serían sepultados en una fosa común en el cementerio general. A nivel nacional se contabilizaron 23,000 muertos, 76,000 heridos y un millón de viviendas destruidas.



 

Gobernaba el país el General Kjell Eugenio Lauguerud García, quien había llegado al poder bajo señalamientos de fraude electoral, pero el terremoto le dio la oportunidad de trabajar y granjearse alguna simpatía de la población.

 

El campo de básquetbol, frente a la Escuela de Varones y el parque central se convirtieron durante algunas semanas en campamentos para damnificados, entre tanto algunas familias utilizaron sus respectivos patios para levantar carpas provisionales. La comunicación con Izabal y Petén no se interrumpió y de esa región llegó pronto el auxilio y la solidaridad así como de Honduras y El Salvador.

 

El ciclo escolar fue suspendido durante el mes de febrero y reanudado en marzo de manera parcial, estableciéndose mini jornadas escolares con dos horas de duración mientras la población en general se daba a tareas de limpieza y descombramiento.



 

El fuerte movimiento sísmico vino también a descubrir la seria crisis institucional por la que atravesaba en ese momento la municipalidad de Gualán ante el repentino fallecimiento del

señor Alcalde Municipal don Julio Rony Paz Galdámez, quien había sido electo para un periodo de dos años iniciado el 15 de junio de 1974 y que concluiría precisamente el 15 de junio de 1976, pero falleció unos ocho meses antes de entregar el cargo. La muerte del señor alcalde desmotivó grandemente a los integrantes de la corporación y uno a uno fueron renunciando sin procederse a llenar las vacantes.

 

Finalmente, el 25 de octubre de 1975 asume el cargo de Alcalde Municipal el ciudadano Antonio Sánchez Orellana que se desempañaba como Consejal Séptimo, acompañado de una corporación de apenas un síndico y tres consejales, es decir con cinco vacantes en su equipo de trabajo. La idea era mantener provisionalmente un alcalde entre tanto se desarrollaban las próximas elecciones y normalizar el funcionamiento de las autoridades municipales, pero al terremoto no le avisaron de las elecciones y se vino en el momento cuando menos capacidad de reacción tenían nuestras autoridades ediles, por lo que la acción de auxilio inmediato quedó en manos directas de la población y diferentes instituciones y pueblos que acudieron en auxilio.

 

Don Antonio Sánchez Orellana era un ciudadano intachable, miembro durante muchos años de la Iglesia Evangélica Amigos, gozaba de profundo respeto de la población, pero tenía un carácter tímido y tuvo que ceder el espacio para que otros asumieran el liderazgo ante la tragedia.


 

Los severos daños que el Edificio Municipal sufrió obligaron a que las oficinas municipales fueran trasladadas inicialmente al Centro de Capacitación Isaura Esquivel, posteriormente a la residencia de don Enrique Paz, en el centro de la ciudad, entre tanto se construía un nuevo edificio.

 

Debido a la destrucción del puente de Agua Caliente y la cantidad de derrumbes en la ruta al Atlántico, el tránsito hacia Guatemala se realizó durante algún tiempo vía El Salvador, o por el agotador camino de Chiquimula, pasando por Ipala hacia San Luís Jilotepeque, Jalapa. En la región nor oriental, el municipio de Guastatoya El Progreso y Gualán, fueron los más dañados por el terremoto.

 

Poco antes del terremoto había sido demolida la iglesia católica y de su torre principal había sido desmontado el reloj que marcaba el tiempo a los pobladores. En el edifico municipal se había construído una estructura especial para darle un nuevo lugar al reloj del pueblo y se detuvo exactamente a la hora del terremoto. De allí fue nuevamente desmontado para colocarlo en el lugar que actualmente ocupa en el Palacio Municipal.




Una oportunidad para transformar.

 

Gualán inicia un proceso total de transformación aprovechando la devastadora experiencia del terremoto, es una valiosa oportunidad para generar creatividad. Se inicia el proceso de reconstrucción y para ello se utiliza el mismo trazo de las calles, las mismas pendientes, las mismas bajadas, pero se ponen en funcionamiento una diversidad de ideas para sacar delante de nuevo al poblado.

 

Las labores de descombramiento se realizaron en un tiempo relativamente corto y se inicia la reconstrucción con entusiasmo, abandonando totalmente a partir de este momento la utilización del adobe, el bajareque, incluso del ladrillo, cambiándolo por block, cemento y hierro.

 

Al principio vinieron constructores y albañiles de pueblos vecinos, pero poco a poco fueron surgiendo a nivel local una generación de albañiles para responder a la demanda que el terremoto generó. La catástrofe produjo gran cantidad de fuentes de trabajo y el surgimiento de diferentes fábricas y comercios dedicados a proveer a la población de los materiales de construcción que se necesitaban.

 

La crisis de vivienda que produjo el terremoto vino a generar nuevas áreas de crecimiento, tanto en al área urbana como en comunidades vecinas. Muchas familias de comunidades afectadas emigraron al área urbana, tomando auge La Cienaga y surgiendo la Mofang.



 

En diciembre de 1980, apenas cuatro años después del terremoto y siendo alcalde Municipal el ciudadano Mario Enrique Arriaza Galdámez, se inaugura el edificio municipal en el mismo predio donde se erguía el edificio anterior.



 

En menos de diez años Gualán había superado la tragedia, transformando aquella cantidad de escombros en un pueblo pujante, ejemplo en la región.(Derechos Reservados. Bayron Leiva. uaxinlan.com)

 

(Ver fotos en Galeria,  Seccion Terremoto de 1976)

Categories: None

Post a Comment

Oops!

Oops, you forgot something.

Oops!

The words you entered did not match the given text. Please try again.

You must be a member to comment on this page. Sign In or Register

2 Comments

Reply Jocabed Rodr?guez Navarro...
5:33 PM on December 13, 2010 
Yo naci en 1986, por lo cual no fui testigo de este acontecimiento, aunque mis padres nos han comentado sobre las distintas persepciones que ellos vivieron.
No esta de más el conocimiento de los efectos que tiene un terremoto por estudios y documentales sobre el tema.
Ahora bien mi comentario esta orientado al atrazo con el cual contamos en Guatemala en base al Ordenamiento Territorial, si bien es cierto todo el territorio nacional no cuenta con un solo municipio que haya sido asentado y que se encuetre en proceso de expansión, que tenga un plan que contemple un esenario ideal e idoneo para el territorio, si no que hemos sido victimas del crecimiento expontaneo de nuestros pueblos. Esto lo digo, en base a que se menciona que Gualán se encuentra localizado exactamente donde se encuentra la falla del Motagua, lo cual hace vulnerable a las habitantes que se encuentran acentados en esta área. Ahora bien, valdria la pena que las autoridades municipales elaborarán un diagnostico sobre el grado de vulnerabilidad del territorio respecto a la falla y respecto a las construcciones que han sido realizadas.
Me gustaria mucho que alguien que resida en Gualán tomara esta iniciativa y poder asi mitigar, en Dios no lo quiera, más si es su voluntad un movimiento telúrico de igual o mayor magnitud a la mencionada, y volviese a afectar a la población gualanteca. Para lo cual yo estaria dispuesta a colaborar, ya que tengo conocimiento en elaboración de planes de Ordenamiento Territorial.
Dios lo Bendiga..
Reply Noe Canales
2:56 PM on January 21, 2010 
Tengo un pequeño pensamiento que compuse a un año despues del fatal terremoto que sacudio mi bella Gualan,
fue dedicado en memoria de mi querido padre a quien perdiera en esa fecha 4 de Febrero de 1976.
comiensa asi.
"" Un año de dolor y de tristeza, sufrimiento, abnegacion agonia, fué tan dulce pero triste tu partida solo Dios save que gozas de alegria.
Padre mio que estas en el cielo vela por nosotros desde allí
Ya que nos dejastes sin consuelo a mi madre, hermanos y a mi.

Un año a pasado amado padre, y lo hemos savido soportar
nos quedó la responsabilidad de mi madre y por ela tenemos que luchar
No te digo un adios sino hasta pronto, porque luego nos reuniremos
en la eternidad nuevamente y para siempre.
tu hijo
Noe Canales